Coste por Página

Pague solo por lo que imprime con el servicio de coste por página

¿De qué estamos hablando?

Ahora el objetivo de todo el mundo es ahorrar, y eso es lo que vamos a hacer. Queremos reducir al máximo tus costes de impresión. Porque aunque parezca mentira, todas las empresas tienen una impresora, grande o pequeña, que se usa mucho o poco, pero allí está. Y nos sirve para imprimir facturas, pedidos, presentaciones, etc. Esto lo hace gracias al consumible, que por su precio parece ser gasolina o caviar. Vamos, que cada vez que hay que pedir tóner, las cuentas del mes se resienten.

¿Cómo lo evitamos?

Pagando un precio fijo por cada página imprimida. De esta forma conseguimos importantes beneficios. Sólo pagamos por aquello que imprimimos. Que alguien dirá “y ahora también”, y no le faltará razón. Pero con este sistema se sabe cuánto se está pagando por cada página y además, primero se gasta y luego se paga. Así financias tus impresiones al 0% de interés.

¿Y eso no es más caro?

En absoluto. Este sistema, además de permitirte pagar las páginas una vez consumidas, es hasta un 50% más barato. Y quizás nos quedemos cortos en algunos casos.

Nadie da duros a peseta, ¿Dónde está el truco?

Tu proveedor habitual de consumible prefiere que todo siga igual, que compres el consumible a precio de oro, porque así gana mucho más dinero. Nosotros preferimos ganar un cliente, porque aunque facturemos menos, estaremos facturando, así de sencillo. No hay truco.

Todo eso está muy bien, pero vamos a una de las cosas que más nos importa: el precio.

Existen muchas posibilidades y variables, por lo que la única forma de dar un precio exacto es estudiando las necesidades de impresión de tu empresa.

Pero para hacernos una idea, podemos decir que hay dos pasos. El primero es adquirir la máquina, cosa que se puede hacer al contado o en alquiler, también conocido como renting, con cuotas que parten dese menos de 14€ en adelante. Y el segundo es formalizar el contrato e imprimir.

Contrato ¿Qué incluye ese contrato?

Para garantizaros el mejor servicio establecemos un contrato de mantenimiento, de 3, 4 ó 5 años de duración. Ese contrato te proporciona garantía insitu todo el tiempo. Incluyendo, claro está, piezas, mano de obra y desplazamientos. Además te haremos llegar todos los consumibles que necesites sin coste alguno, ni de compra ni de envío.

Entonces, ¿Qué hay que pagar?

Como ya hemos dicho, hay que pagar el renting de la máquina. Y luego las páginas que se impriman. Y como no es lo mismo imprimir a color que en blanco y negro, pues hay dos precios uno de cada. Así nos aseguramos que nos ajustamos lo máximo posible a tus necesidades reales. Para que te hagas una idea, los precios medios pueden ser:

Página color: 0,08€

Página blanco y negro: 0,01€

Aunque variarán dependiendo del modelo de máquina elegido y del volumen de impresión. Además no hay mínimo de impresiones, si no imprimes, no pagas.

Y cuando la máquina se quede sin tóner ¿Qué hago?

Nuestras impresoras avisan de los niveles bajos de consumible cuando le queda cerca de un 20% En ese momento nos pides el consumible que te haga falta y en 48/72 horas lo tendrás en tu oficina sin coste alguno.

Pondremos un ejemplo de lo anterior:

Cuando compramos un consumible, el fabricante nos indica que podremos imprimir 2.000 páginas.

Esto no es mentira, pero tampoco es verdad. Imprime 2.000 páginas al 5% de cobertura. Si la cobertura cambia, el precio también (lo normal en una oficina es imprimir al 7%-8%), por lo que el consumible nos dura realmente 1.400 páginas.

Esto puede parecer difícil de entender, pero si lo llevamos a la vida cotidiana es muy sencillo. Un coche, nos dicen que gasta 6 litros a los 100Km., si se circula a 90Km/h de forma constante y en llano. Si conducimos a 120Km/h y por cuestas, el consumo se dispara a los 12 litros. Pues con las impresoras ocurre lo mismo.

Volviendo al ejemplo, el consumible de 2.000 páginas, que dura 1.400, cuesta 80€. Con el sistema de Coste por Página imprimir 2.000 páginas en blanco y negro tendrá un precio aproximado de 20€ (aunque dependerá del modelo de máquina).

Y no hay nada más. Es así de fácil.

Información

¿De qué estamos hablando?

Ahora el objetivo de todo el mundo es ahorrar, y eso es lo que vamos a hacer. Queremos reducir al máximo tus costes de impresión. Porque aunque parezca mentira, todas las empresas tienen una impresora, grande o pequeña, que se usa mucho o poco, pero allí está. Y nos sirve para imprimir facturas, pedidos, presentaciones, etc. Esto lo hace gracias al consumible, que por su precio parece ser gasolina o caviar. Vamos, que cada vez que hay que pedir tóner, las cuentas del mes se resienten.

¿Cómo lo evitamos?

Pagando un precio fijo por cada página imprimida. De esta forma conseguimos importantes beneficios. Sólo pagamos por aquello que imprimimos. Que alguien dirá “y ahora también”, y no le faltará razón. Pero con este sistema se sabe cuánto se está pagando por cada página y además, primero se gasta y luego se paga. Así financias tus impresiones al 0% de interés.

¿Y eso no es más caro?

En absoluto. Este sistema, además de permitirte pagar las páginas una vez consumidas, es hasta un 50% más barato. Y quizás nos quedemos cortos en algunos casos.

Nadie da duros a peseta, ¿Dónde está el truco?

Tu proveedor habitual de consumible prefiere que todo siga igual, que compres el consumible a precio de oro, porque así gana mucho más dinero. Nosotros preferimos ganar un cliente, porque aunque facturemos menos, estaremos facturando, así de sencillo. No hay truco.

¿Cuánto cuesta?

Todo eso está muy bien, pero vamos a una de las cosas que más nos importa: el precio.

Existen muchas posibilidades y variables, por lo que la única forma de dar un precio exacto es estudiando las necesidades de impresión de tu empresa.

Pero para hacernos una idea, podemos decir que hay dos pasos. El primero es adquirir la máquina, cosa que se puede hacer al contado o en alquiler, también conocido como renting, con cuotas que parten dese menos de 14€ en adelante. Y el segundo es formalizar el contrato e imprimir.

Contrato ¿Qué incluye ese contrato?

Para garantizaros el mejor servicio establecemos un contrato de mantenimiento, de 3, 4 ó 5 años de duración. Ese contrato te proporciona garantía insitu todo el tiempo. Incluyendo, claro está, piezas, mano de obra y desplazamientos. Además te haremos llegar todos los consumibles que necesites sin coste alguno, ni de compra ni de envío.

Entonces, ¿Qué hay que pagar?

Como ya hemos dicho, hay que pagar el renting de la máquina. Y luego las páginas que se impriman. Y como no es lo mismo imprimir a color que en blanco y negro, pues hay dos precios uno de cada. Así nos aseguramos que nos ajustamos lo máximo posible a tus necesidades reales. Para que te hagas una idea, los precios medios pueden ser:

Página color: 0,08€

Página blanco y negro: 0,01€

Aunque variarán dependiendo del modelo de máquina elegido y del volumen de impresión. Además no hay mínimo de impresiones, si no imprimes, no pagas.

Y cuando la máquina se quede sin tóner ¿Qué hago?

Nuestras impresoras avisan de los niveles bajos de consumible cuando le queda cerca de un 20% En ese momento nos pides el consumible que te haga falta y en 48/72 horas lo tendrás en tu oficina sin coste alguno.

Ejemplo práctico

Pondremos un ejemplo de lo anterior:

Cuando compramos un consumible, el fabricante nos indica que podremos imprimir 2.000 páginas.

Esto no es mentira, pero tampoco es verdad. Imprime 2.000 páginas al 5% de cobertura. Si la cobertura cambia, el precio también (lo normal en una oficina es imprimir al 7%-8%), por lo que el consumible nos dura realmente 1.400 páginas.

Esto puede parecer difícil de entender, pero si lo llevamos a la vida cotidiana es muy sencillo. Un coche, nos dicen que gasta 6 litros a los 100Km., si se circula a 90Km/h de forma constante y en llano. Si conducimos a 120Km/h y por cuestas, el consumo se dispara a los 12 litros. Pues con las impresoras ocurre lo mismo.

Volviendo al ejemplo, el consumible de 2.000 páginas, que dura 1.400, cuesta 80€. Con el sistema de Coste por Página imprimir 2.000 páginas en blanco y negro tendrá un precio aproximado de 20€ (aunque dependerá del modelo de máquina).

Y no hay nada más. Es así de fácil.

Amplia la información, solicita un presupuesto, o pídenos una auditoría de impresión gratuita para conocer tus costes